• Laura Esteban Arte-psicoterapia

Cuestiones a reflexionar antes de comenzar un proceso de reproducción asistida

Puedes verla de muchas maneras, pero te contaré que si te (os) decidís a comenzar un tratamiento para alcanzar vuestro deseo, te (os) recomendaría que lo podáis ver como un recurso más que ofrece la ciencia en la búsqueda de la m(p)aternidad. Como algo que está a tu disposición para poder lograr ese deseo. Y además, tener en consideración algunas cuestiones que os comento a continuación.

Según tu (vuestra) situación personal, has de saber que no siempre se puede realizar el tratamiento en la sanidad pública. Esto depende de la casuística en la que te encuentres, por suerte próximamente van a ampliar algunas prestaciones y por ejemplo también van a poder acceder a FIV las mujeres solteras aquí en la comunidad en la que vivo (Navarra). He encontrado este artículo que puedes leer relacionado con este tema.

Lo que significa que si no lo cubre la pública, tendrás que realizarlo en la privada por unos diez mil euros aprox. por tratamiento de FIV con medicación incluida. Lo que reduce ampliamente las posibilidades de acceso a los tratamientos para el común de los mortales. Así que quizá es importante que pienses de antemano hasta donde estás (estáis) dispuestos a llegar. Y asumir que, aunque todavía se puede, tener 42 no es lo mismo que tener 24, y esto es así, aunque te sientas hecho un titán.

Otro tema importante es que cuando empezamos los tratamientos no sabemos cuántos intentos serán necesarios. Algunas parejas han tenido la suerte de que al primer intento lo han conseguido, pero hay que tener en cuenta que en la mayor parte de los casos son necesarios varios intentos para poder conseguirlo. Esto es porque, muchas veces, los primeros tratamientos suelen ser diagnósticos, es decir, os proponen un protocolo médico que creen que va a funcionar pero nunca se puede tener la certeza al 100% y si no funciona se irá ajustando en el siguiente tratamiento (Ruipérez, 2021).

En definitiva, ya que has (habéis) decidido iniciar este viaje, es importante comenzarlo con confianza y receptividad pero también teniendo en cuenta, tal y como apunta Virginia Ruipérez en su libro “Fertilidad Natural, método naturista de fertilidad Shantivir”, que tienen una efectividad limitada, es decir, que hay un factor suerte que se escapa a nuestro control y esto es muy importante tenerlo en cuenta para no vivir los noes como fracasos personales o como fracasos de pareja.

Así que lo que podemos hacer y que sí está en nuestra mano si decimos dar este paso es lo siguiente:

  • Intentar mantener la serenidad y la calma: el propio tratamiento en sí mismo es estresante por la incertidumbre que genera y para ello puedes hacer cosas que te gusten y te hagan disfrutar de manera saludable de la vida en el presente: respira, estírate, incorpora el ejercicio que te guste si no lo hacías antes, baila, date paseos al sol… aprovecha para conectar contigo y con los pequeños placeres de la vida. Disfruta de tu sexualidad, de una ducha caliente, de darte un masaje… y estate atenta a no sentir frío en la zona pélvica y lumbar. No mires demasiado al futuro y recibe cada día como viene.

  • Mantén una alimentación saludable. Aprovecha para cuidarte. En definitiva es importante que dejes de tomar o reducir todo lo que puedas los refrescos azucarados, los procesados, el alcohol y el café, las grasas saturadas… Los lácteos si son ecológicos mejor, pero si no, no convienen, además ten en cuenta que la leche de hoy en día tiene hormonas y antibióticos.

  • Busca la complicidad y el apoyo de personas queridas o júntate a charlar alguna vez con personas que están en situaciones parecidas. Poder expresar tus sentimientos y sentirte comprendida es lo mejor que hay en el mundo. Hablar de tus miedos y preocupaciones, es una buena manera de poder sacarlos fuera de ti para hacerlos más pequeños.

Y aún haciendo esto, que son consejos sobre los cuidados que debiéramos seguir todas las personas para mantener y preservar una vida saludable y un sistema inmunitario potente, cabe la posibilidad de que no se logre. Está claro que a mayor número de tratamientos mayor posibilidad, pero no es infalible. Hay millones de cosas que escapan a nuestro control en el sistema en el que vivimos y esta es otra más. Procura mirarte con una mirada compasiva si las cosas no salen como te gustaría. No tienes la culpa.

Lo que pasa es que en esta sociedad precarizada, injusta y consumista en la que vivimos nos hacen creer que si no consigues lo que quieres es por que algo habrás hecho mal. Vivimos en el mundo al revés, el mundo de la competición y del poder, donde lo importante, los cuidados, el bienestar y la salud, se valoran poco y lo menos importante, lo material, tiene demasiado valor. No nos destinamos suficiente tiempo de calidad para el cuidado propio y ajeno, y vamos corriendo a todas partes con el automático puesto, sin parar y mirar un poquito más lo que realmente necesitamos.


Te embaraces o no, que espero que lo logres si este es tu (vuestro) deseo, quizá este sea el momento de coger el tren del autocuidado, que es siempre el camino más saludable y nutricio. Intentar vivir con más consciencia, disfrute y calma nos viene bien siempre a todas las humanas sin excepción.


mi útero lleno de cosas
reproducción asistida

0 comentarios